NOTICIAS COOPERATIVISMO

Las Cooperativas son para la gente porque es la economía de las personas: Confecoop

“El Cooperativismo debe subir a un mejor nivel en la agenda nacional”

Original Articulo

Resultado de imagen para confecoopUna activa presencia del sector cooperativo se evidenció en el panel de presentación de casos internacionales de asociatividad donde se conocieron experiencias de países como Canadá, México, Italia y Venezuela, y por Colombia la Confederación de Cooperativas de Colombia.

El Presidente de Confecoop Carlos Acero, presentó al público las estrategias para apoyar la construcción de una paz sostenible y avanzar hacia la superación de la desigualdad y de la concentración de la riqueza mediante la promoción y creación de cooperativas.
Como una contribución al pos acuerdo y al desarrollo social con equidad, el Presidente Acero, explicó en qué consiste el Programa Cooperativas por Colombia 2016-2020.

“Las cooperativas en Colombia queremos contribuir en la construcción colectiva, y desde el sector cooperativo abrimos todas las posibilidades de inclusión, y unirnos para generar desarrollo” Afirmó
Dijo Acero “Las cooperativas no se implantan, no se imponen, nacen porque la gente tiene necesidades que nadie les puede suplir, ni el Estado ni el mercado, las cooperativas son para de la gente y para la gente”
Finalmente explicó las líneas sociales de las cooperativas para que cumplan su papel en el desarrollo con equidad, sin embargo para que se conviertan el factor de desarrollo humano es imperativo que el Estado entregue las herramientas y los escenarios propicios que favorezcan la presencia de las cooperativas en los territorios.
La intervención del Presidente Carlos Acero se realizó en el marco de la VI Gira Sur 2017 organizada por la Agencia para la Reincorporación y la Normalización.

De Canadá participó Lydia Phillips, directora regional de la Asociación Canadiense de Cooperativas, quien presentó el exitoso caso de este país, fundado en el cooperativismo, donde existen más de nueve mil organizaciones de este tipo. También participó Adan Peña, director de la Plataforma de Innovación Económica y Social en México, para quien “no se puede pensar la reincorporación sin que se piense en el desarrollo local”.

También participaron Fernando Bragado, coordinador de proyectos en Coopermondo, ONG asociada al gremio cooperativo, quien expuso la experiencia italiana; Juan Fernando Álvarez, de Venezuela, profesor de la Javeriana y cofundador de CIRIEC; y por Colombia, Carlos Acero, presidente ejecutivo Confecoop, Confederación de Cooperativas de Colombia, quien expresó que “este tipo de organizaciones ponen al ser humano en el centro de su propósito y nacen porque las personas tienen necesidades que nadie las puede suplir”.
Vea toda la información en el siguiente enlace


OTRAS NOTICIAS

0
0
0
s2smodern
powered by social2s
EN EL MARCO DEL TALLER DE AHORRO Y CRÉDITO DE FECOLFIN

¿Cómo pelear contra la obsolescencia en las cooperativas?

El cambio generacional pone a estas instituciones, que generan más de 200.000 empleos directos en el país, a repensar su existencia a partir de la tecnología y las herramientas digitales.

Renovar la oferta de las cooperativas es un reto. Las necesidades de hoy no son iguales a las de hace 10 años. / iStock.

Como sucede en tantas otras industrias y sectores de la economía, las cooperativas pueden quedar rezagadas en el mercado si no se adaptan, prontamente, a los cambios que propone la irrupción de la era digital.

Esta es una de las conclusiones generales que dejó el Taller Internacional de Ahorro y Crédito, que organizó esta semana en Cartagena la Federación Colombiana de Cooperativas de Ahorro y Crédito (Fecolfin). “Es sorprendente, como hecho curioso, que hasta los llamados gota a gota han entrado en la era digital con plataformas como las app”, dijo Enrique Valderrama presidente de Fecolfin, en el discurso de apertura del evento.

Esta transición representa retos y problemas para prácticamente cualquier actividad económica. De ahí que cada semana haya seminarios, foros y debates sobre cómo entrar a la era digital. Y, aunque sus discursos y propuestas pueden no ser originales, o útiles en algunos casos, reflejan la necesidad, casi evolutiva, de adaptarse o perecer en el intento.

La edad de los cooperativistas, en Colombia y en el mundo, está entre los40 y 70 años: el sector está envejeciendo y, con él, también lo hacen los servicios y actividades que están dispuestos a ofrecer. “El principal activo de las cooperativas es la gente, somos los seres humanos. Pero existe un vacío entre los 18 y los 30 años. Ahí los perdemos, y con esa generación perdida la pregunta que formulamos es: ¿Las cooperativas les resuelven las necesidades a los jóvenes del siglo XXI?”, cuenta Carlos Acero, presidente de la Confederación de Cooperativas de Colombia.

Algo que preocupa a Acero es que, precisamente, la lejanía generacional entre los cooperativistas y los jóvenes ha hecho que el catálogo de servicios de las empresas cooperativas también vaya envejeciendo. Dice Acero que “les estamos ofreciendo a los asociados lo mismo y hace diez años mis necesidades eran otras. ¿Puede comprar con una tarjeta de crédito de una cooperativa una boleta para un concierto de U2? Pues no, porque estamos pensando en otra cosa”.

Pero, además, las cooperativas le apuntan a un sector de la economía que tiene inclusive menos acceso a la tecnología. “Es más difícil que sus clientes también adopten la tecnología, porque les apuntan a sectores menos favorecidos. Pero la gran ventaja que yo veo es que las cooperativas están conscientes de que tienen que cambiar y que la gente joven quiere algo más sencillo y más rápido”, opina Constanza Nieto, panelista del evento y CEO de Gobaltech Bridge, una compañía de Silicon Valley que ofrece asesorías a través de nuevas tecnologías.

Pero una cosa es usar la tecnología y otra, bien diferente, innovar. Sin duda, la brecha generacional no puede ser impedimento para la una o la otra, aunque a veces lo es. Por eso, es muy difícil innovar si, por lo menos, no hubo contacto previo con las herramientas que proporcionan las nuevas tecnologías. “Es ideal hacer innovación con tecnología, porque eso permite crecer rápidamente”, dice Nieto.

El crecimiento y mantenimiento de las cooperativas no es un asunto de poca monta, si se tiene en cuenta que, en términos generales, la economía solidaria (que agrupa además a instituciones como fondos de empleados y mutuales) involucra al 36 % de la población ocupada en Colombia. Sólo el año pasado, el sector cooperativo generó casi 200.000 puestos de trabajo directo, con impacto en 31 de los 32 departamentos.

La tecnología no puede percibirse como una herramienta exclusiva de los jóvenes. Pero sí es cierto que la vida de las nuevas generaciones se mueve alrededor de ella. En ese sentido, para renovar el sector, los cooperativistas deben conocer e involucrar los nuevos formatos del mercado. “Si las cooperativas no se amoldan a como el consumidor espera su experiencia en productos y servicios, van a quedar relegadas”, afirma Víctor Corro.

Fernando Rodríguez, gerente de Corporación Verde, un proyecto de desarrollo sostenible que trabaja por el medio ambiente, es un caso que alumbra el panorama porque mezcla métodos como crowdfunding (o financiamiento colectivo) con una idea tradicional de negocio. “Empezamos a reforestar a gran escala en los Llanos Orientales. Después de tres o cuatro años, esos dos millones de árboles empiezan a generar beneficios para el medio ambiente. Hemos capturado 100.000 toneladas de carbono y el próximo año vamos a vender esos 100.000 bonos verdes para compensar el tema del cambio climático”, cuenta Rodríguez.

Y añade: “El tema medioambiental es una necesidad muy grande y vía estas tecnologías, como crowdfunding y fintech, se pueden traer recursos más fuertes, porque la verdad es que en los Llanos Orientales, cultivar 10.000 hectáreas es poquito, pero igual se necesita una inversión fuerte”.

En varios lugares, entre ellos Estados Unidos e Inglaterra, grandes compañías, llenas de burocracia interna, han comenzado a asignar mentores jóvenes para sus ejecutivos como una forma de cerrar la brecha generacional y enseñarles a los mandos altos qué es eso de la era digital. Es una forma no sólo de recibir una inducción rápida en tecnología, sino también de entender los cambios generacionales en consumo, pero no a través de una conferencia, sino de primera mano.

El temor a quedar relegados quizá se deba a que no hay jóvenes en el sector. Pero, paradójicamente, la economía colaborativa y cooperativa es la que se ajusta a las necesidades de las nuevas generaciones. Dice Nieto que “el sector cooperativo es lo que los chicos ahora quieren o están buscando, porque es esencialmente colaborativo y ese es el futuro. Lo que pasa es que, como no le hemos inyectado tecnología, crecemos despacito y muy escondidos”.

TOMADO DEL WWW.ESPECTADORCOM 

 

 

 

0
0
0
s2smodern
powered by social2s
HAY 6,1 MILLONES DE PERSONAS ASOCIADAS A COOPERATIVAS

Economía solidaria, economía del futuro

Las cooperativas, los fondos de empleados y las asociaciones mutuales pueden ser una alternativa para reducir la desigualdad y mitigar la pobreza.

Istock

“Las cooperativas son la única alternativa frente al modelo económico fundado en el egoísmo y la desigualdad”, aseguró Joseph Stiglitz, premio nobel de economía de 2001, en medio de la tercera Cumbre Mundial de Economía Solidaria, realizada el año pasado en Quebec (Canadá).

Las palabras de uno de los pensadores más influyentes de los últimos años delataron la crisis de la globalización y del libre mercado: “Si la economía no sirve a la mayoría de los ciudadanos, será una economía fallida. Por eso, las cooperativas son el mejor modelo socioeconómico para enfrentar la próxima década”, concluyó Stiglitz.

El informe de Oxfam Una economía para el 99 %, publicado en enero de 2017, respalda la opinión del profesor de la Universidad de Columbia: “Tan sólo ocho hombres poseen la misma riqueza que 3.600 millones de personas, la mitad más pobre de la humanidad”, revela la ONG. Además, según los datos del estudio, la riqueza en el mundo asciende a US$255 billones y el 45,6 % está en manos del 1 % de la población mundial.

Más allá de los números, el problema de la desigualdad se refleja en la pérdida de poder adquisitivo de las clases medias, en la poca calidad de vida de los sectores más pobres y, sobre todo, en el aumento de las necesidades básicas insatisfechas de la población vulnerable. Todavía hay millones de personas en el mundo sin acceso a servicios de salud ni de educación. Incluso, según los datos del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, 795 millones de personas todavía no tienen suficiente comida para llevar una vida saludable y activa y sufren hambre.

En Colombia, el panorama es similar. De acuerdo con el último informe de la Cepal, el coeficiente Gini, que mide la desigualdad, en donde 0 es total igualdad y 1 total desigualdad, está en 0,55. Este índice ubica a Colombia como el octavo país más desigual del mundo y el segundo de América Latina.

Por eso, ante el recrudecimiento de este fenómeno en el país, la representante a la Cámara por el Partido Liberal Olga Lucía Velásquez convocó la semana pasada al foro “Economía solidaria, economía del futuro”. El própósito del encuentro, en el que participaron la ministra de Trabajo, Griselda Restrepo; el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y representantes del sector solidario, fue mostrar por qué las cooperativas, los fondos de empleados y las mutuales pueden constituirse como el tercer sector de la economía, al lado de las empresas privadas y del Estado, y además pueden ser una alternativa para combatir la pobreza y la desigualdad.

“El sector público ve al sujeto como un actor de derechos y deberes, el sector privado lo ve de acuerdo a la participación que tenga en el proceso de producción y el sector solidario ve al ser humano como el centro y la razón de ser de la economía”, afirmó la representante Velásquez.

De acuerdo con las cifras de la Confederación Colombiana de Cooperativas (Confecoop), el sector de la economía solidaria tiene 7,4 millones de asociados, el 82 % de los cuales, es decir 6,1 millones, hace parte de una cooperativa; 14,7 %, equivalente a 1,07 millones de personas, está vinculado con fondos de empleados, y 3,5 %, 262.000 personas, está asociado a mutuales.

En otras palabras, casi el 17 % de la población del país y 36 % de la población ocupada están vinculadas directamente al sector solidario. Incluso, si se mira con más detalle, los beneficios de créditos, becas y calidad de vida que ofrece el sector alcanzan, en promedio, a tres personas por cada asociado. “Estamos hablando de que cerca de 24 millones de ciudadanos tienen algo que ver con la economía solidaria, casi el 50 % de la población total”, concluyó Velásquez.

Por otra parte, el patrimonio del sector, a diciembre de 2016, era de $16,37 billones, los ingresos eran de $32,5 billones y los excedentes llegaban a $761.000 millones. Según Carlos Acero, presidente de Confecoop, hay en Colombia 3.666 cooperativas legalmente constituidas que generan 197.000 puestos de trabajo directo y están presentes en 31 de los 32 departamentos.

Los panelistas del foro revelaron que durante los últimos 25 años se han entregado más de un millón de viviendas con ayuda de cooperativas y fondos de empleados, y que en la última década, el sector solidario ha financiado a 300.000 profesionales. Además, hay 1,3 millones de personas con seguro funerario a través de sus cooperativas.

Por su parte, Mauricio Cabrera, analista económico y asistente al foro, explicó la manera como se encuentra distribuida la riqueza en Colombia y afirmó que el problema no sólo radica en la desigualdad de ingresos sino en la concentración de riqueza. “En Colombia se ha reducido la pobreza, pero no la inequidad”, añadió.

Finalmente, Velásquez aseguró que para consolidarse como el tercer sector, la economía solidaria necesitaba modernizar la normatividad y contar con una política pública y una regulación propia. “Acá no hay una discusión entre capitalismo y socialismo, sino entre capitalismo y economía solidaria”.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Nuevo estudio demuestra que las cooperativas generan casi el 10% del empleo mundial

CICOPA, la organización internacional de las cooperativas industriales y de servicios, publicó hoy su segundo informe mundial “Cooperativas y Empleo”. Basándose en información de 156 países, una estimación actualizada muestra que el empleo generado por las cooperativas, dentro de sus propias organizaciones y en su ámbito de influencia, llega a por lo menos 279,4 millones de personas en todo el mundo, lo que representa un 9.46% del total de la población ocupada a nivel mundial.

Para Bruno Roelants, Secretario General de CICOPA, “el empleo es uno de los aportes más importantes de las cooperativas a nivel mundial. Este informe demuestra que las personas vinculadas a las cooperativas constituyen una proporción suficientemente alta como para que sean consideradas como un actor relevante para la logro de la Agenda 2030 de Desarrollo Sustentable de las Naciones Unidas y para el debate mundial sobre el «Futuro del Trabajo» que ha venido impulsando la Organización Internacional del Trabajo. en otro orden, el propósito del estudio es mejorar la metodología y la calidad de las estadísticas cooperativas. Esto es particularmente oportuno si se considera que en 2018 tendrá lugar el próximo Congreso de Estadísticos del Trabajo. Las autoridades públicas y el propio movimiento cooperativo deberían prestar especial atención a este evento”. 

… las cooperativas constituyen una proporción suficientemente alta como para que sean consideradas como un actor relevante para la logro de la Agenda 2030 de Desarrollo Sustentable de las Naciones Unidas y para el debate mundial sobre el «Futuro del Trabajo» que ha venido impulsando la Organización Internacional del Trabajo.

En lo referente a los aspectos cualitativos, el informe también analiza los aportes concretos de las cooperativas al abordaje de los problemas relacionados con el trabajo y el empleo en la economía informal:

- Las personas que trabajan en la economía informal y se asocian a cooperativas de ahorro y crédito, de seguros mutuales, multi-activas o de consumo tienen mayores facilidades para acceder al crédito, a la educación y la formación, a bienes y servicios asequibles para satisfacer sus necesidades básicas y a cierto nivel de protección social basada en la solidaridad y la ayuda mutua.

- Los productores y emprendedores por cuenta propia que se asocian a cooperativas de servicios obtienen acceso a varios servicios que les ayudan a conseguir economías de escala y un mayor poder de negociación.

- En el caso de los trabajadores autónomos y por cuenta propia, cuyo número ha crecido considerablemente en las últimas décadas, las cooperativas pueden ser utilizadas como una herramienta para organizarse en sindicatos u otras modalidades de organizaciones de membrecía, aunque también pueden convertirse en modelos innovadores que les garanticen tanto flexibilidad como protección.

- Las cooperativas de trabajo asociado, como organizaciones que buscan proporcionar trabajo decente a sus socios-trabajadores pueden ser una solución directa para la formalización del empleo informal.

El informe concluye afirmando que para que las cooperativas puedan demostrar todo el potencial de su aporte “son necesarios un entorno favorable para su desarrollo y un marco jurídico apropiado”, mientras que “el modelo cooperativo debería ser mejor explicado a los sindicatos, las organizaciones de base, las ONGs y los gobiernos locales”.

Fuente: CICOPA / traducción propia

 

0
0
0
s2smodern
powered by social2s

95.º Día Internacional de la Cooperativa

19 JUN 2017

Las cooperativas garantizan que nadie se quede atrás

LOGODIACOOP2017

95.º Día Internacional de la Cooperativa

23.º Día Internacional de las cooperativas de las Naciones Unidas

1 de julio de 2017

Mensaje de la Alianza Cooperativa Internacional

En un momento en el que la desigualdad de las rentas crece en todo el mundo, es bueno recordar que existen soluciones para ello. El modelo de cooperativa destaca entre todas ellas. Su definición acordada a nivel internacional y su conjunto de principios y valores las diferencian de otros formatos de organizaciones de emprendimiento. Dichos principios establecen que la pertenencia a una cooperativa está abierta sin discriminación a todos los que acepten los requisitos de membresía.

Esa adhesión abierta permite el acceso a la creación de riqueza y la eliminación de la pobreza. Los resultados del principio cooperativo en la participación económica de los miembros: “Los miembros contribuyen de manera equitativa al capital de la cooperativa y lo controlan democráticamente”. Como las cooperativas están centradas en las personas, no en el capital, no perpetúan ni aceleran la concentración del capital y distribuyen la riqueza de forma más equitativa.

El acceso abierto que las cooperativas proporcionan se extiende a todos los sectores comerciales (empresas de ahorro y crédito, agricultura y pesca, adquisición de bienes y servicios, atención sanitaria, vivienda, seguros, prestación de servicios artesanales e industriales) ahí donde el mercado basado en el capital no responde a las necesidades de las personas y estas eligen organizarse por sí mismas.

Más allá de la estructura de no discriminación de la propia cooperativa, las cooperativas también fomentan la igualdad externa a través de su séptimo principio, “La preocupación por la comunidad”. Dado que están basadas en las comunidades, se comprometen al desarrollo sostenible de estas, en materia medioambiental, social y económica. Este compromiso se evidencia en todo el mundo en el apoyo de las cooperativas a las actividades de las comunidades, en el uso de proveedores locales para beneficiar a la economía local, y en la toma de decisiones teniendo en cuenta el impacto sobre las comunidades.

A pesar de su enfoque en las comunidades, las cooperativas también aspiran a llevar los beneficios de su modelo económico y social a todos los habitantes del planeta. La globalización debe hacerse mediante un conjunto de valores similar al del movimiento cooperativo; de lo contrario, genera más desigualdades y excesos que la hacen insostenible, tal y como hemos visto.

Las cooperativas logran resultados no como organizaciones benéficas, sino como organizaciones emprendedoras de autoayuda. Esto les ha permitido crecer en magnitud, a través de estructuras federadas basadas en la comunidad y ofreciendo una creciente variedad de servicios en respuesta a las necesidades de sus miembros. El Observatorio de Cooperación Mundial informa que solo las 300 cooperativas más grandes son responsables de más de 2,5 billones de USD de los beneficios anuales. Más de 250 millones de personas organizan su modo de vida a través de cooperativas. Esto supone creación y distribución de riqueza a un alto nivel de impacto. La pregunta sobre la escalabilidad de las cooperativas se ha respondido de forma aplastantemente afirmativa hace ya mucho tiempo.

Este impacto es uno de los motivos por los que la UNESCO (la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) ha añadido recientemente a las cooperativas a su lista de patrimonio cultural intangible de la humanidad. La UNESCO estableció la lista en el 2003 para reconocer que la experiencia humana no se define solo por lugares y monumentos tangibles, sino también por prácticas y tradiciones. Un Estado Miembro debe realizar la nominación, y Alemania presentó el caso del reconocimiento de las cooperativas, subrayando que las cooperativas “luchan por un desarrollo más justo de los procesos de globalización”.

Es importante señalar que la desigualdad de las rentas no es el único problema al que se enfrenta el mundo. Las mujeres en concreto y los grupos minoritarios a menudo ven cómo se les deniega el acceso a actividades esenciales para mejorar su situación de vida. La no discriminación definida en los principios cooperativos es multidimensional: de género, social, racial, política y religiosa, lo que garantiza que nadie se quede atrás.

En este Día Internacional de las Cooperativas, la Alianza Cooperativa Internacional hace un llamamiento a las cooperativas de todo el mundo para que reflexionen sobre la miseria causada por el aumento de la desigualdad, para que vuelvan a comprometerse a garantizar la igualdad en todas sus comunidades, y celebrar la contribución de las cooperativas para hacer del mundo un lugar mejor. La plataforma “Coops for 2030” (“Cooperativas para 2030”, www.coopsfor2030.coop) ofrece a las cooperativas la posibilidad de comprometerse a la implementación de los objetivos de desarrollo sostenible, y la Alianza Cooperativa Internacional anima a todas las cooperativas a que lo hagan.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s
  • 1
  • 2
  • 3
Prev Next

16-08-2018 Hits:635 Administración

Ha Fallecido nuestra Directiva "Hortensia del Carmen Saenz Henriquez"

Leer Articulo Completo

20-04-2018 Hits:284 Actividades y Eventos Comités Especiales

Asociado Triunfador

Leer Articulo Completo

08-03-2018 Hits:1174 Administración

APORTES SOCIALES DE COOACEDED SE LE APLICA REVALORIZACIÓN 2017

Leer Articulo Completo

07-12-2017 Hits:845 Administración

COOACEDED  CUMPLE CON LA SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO

Leer Articulo Completo

06-09-2016 Hits:10213 Administración

Política Crediticia

Leer Articulo Completo

ARCHIVO NOTICIAS Y ACTIVIDADES DE COOACEDED

NOTICIAS DEL SECTOR SOLIDARIO Y ACTUALIDAD